Mi Aventura en el País de las Maravillas

Hoy vengo a relatarles una historia, mi aventura. Se trata de la aventura de ese niño travieso, al que, por ataques de curiosidad, se adentraba en expediciones y largas caminatas, por las cuales lo único que conseguía era perderse. Sin embargo, en esta ocasión, la aventura que estoy a punto de relatar cambió por completo la vida de este niño, mi vida.  

Hasta hoy en día, me sigo preguntando a mí mismo si lo que estoy a punto de relatar es real, o si fue producto de mi imaginación. Las cosas que pasaron durante mi estadía en el País de las Maravillas no tenían una explicación racional, científica.  No obstante, la experiencia se sintió bastante real, y no volví a ser el mismo desde la visita.

Todo comenzó aquella tarde de Febrero. Yo me encontraba solo, ya que más temprano ese día tuve una pelea con mi hermano por quien jugaba mejor al fútbol. Aquel laguna era mi lugar favorito en el mundo, ya que sentía que me podía aislar de los demás, y convivir con la naturaleza sin la interrupción o contradicción de nadie. Además, ese agua de color barro, junto a los juncos verdes que la rodeaban, los peces que dejaban ondas en el agua después de comerse un bichito, y el ruido de los sapos y los grillos me aislaban de todo problema. Pesar de ello, me encontraba enojado, ya que sabía que yo tenía la razón, pero nadie me quiso escuchar, por lo que pensé que la mejor opción era que la naturaleza escuche mis problemas:“Querida Madre Naturaleza, nadie me quiere escuchar, nadie me quiere dar la razón, nadie me quiere apoyar, pero solo tú, sólo tú eres la que me entiende y apoya hasta en los momentos más difíciles como este, asi que haz lo tuyo, como siempre lo haces, y haz que me recupere”, dije.

En ese momento, me agarró un profundo sueño del cual no me pude resistir, y me puse a dormir. De repente, una voz lejana me despertó de un susto, ya que estaba invadiendo mi espacio. Su imagen se fue aclarando, hasta que lo pude ver perfectamente; era un sapo vestido con comasia, traje y corbata. A eso, me decidí a averiguar qué rayos estaba pasando.

-”¿Quien eres, y qué haces aquí?

-”Soy Ezequiel, mensajero de la gran Madre Naturaleza. Me dijo que estabas en problemas, y que necesitabas su ayuda, por lo que me mandó a mi para que te dijera que ella quiere que la visites en otro lugar distinto a este, creado por ella misma, llamado el País de Las Maravillas”

-“Ya veo de lo que es posible ella, si hizo que un sapo, hable, me imagino las demás cosas que habrán en ese lugar. ¡Que esperamos, andando!”

Así, Ezequiel y yo partimos al llamado País de las Maravillas.  Rodeamos el lago, hasta llegar a un lugar que nunca había visto, en el que los juncos de alli se enrollaron entre sí, así formando una especie de puerta. Acto seguido, el sapo dijo en voz alta: “Como el no hay ninguno, ni siquiera la tierra se azemeja a ella, estoy hablando del gran País de las Maravillas, creado por la gran Madre Naturaleza”.

Luego de que Ezequiel dijera esas palabras, el agua se alzó, cubriendo todo el interior de la puerta con agua. El sapo me hizo una indicación, y nos adentramos a este nuevo mundo. Al pasar por la puerta, me empapé todo, pero al entar ya me había secado al instante.

Cuando ví el interior de esta mágica puerta, ya el nombre “País de las Maravillas” cobraba sentido; era todo un mundo cubierto por flores de todos los colores y aspectos, plantas y árboles. Además, desde el punto en el que nos encontrabamos se podía ver una pequeña aldea con cabañas de madera, y, a lo lejos, se veía el palacio de la Madre Naturaleza,  compuesto por cuatro torres hechas con las hojas más. Ya no podía esperar más, ya quería conocer este mundo, por lo que apuramos el paso. El camino por el que caminábamos era de tierra, y árboles lo acompañaban a sus costados. Los mismos tenían rasgos faciales, por lo que intenté saludar a uno.

-“Hola señor árbol, ¿cómo le va?

-“¡Pero qué clase de pregunta es esa!-dijo furioso-, ¿sabes lo que es estar parado todo el dia, sin poder hacer nada más que hablar con otros árboles, alojar toda clase de animales y tomar agua? No podríamos aguantarlo, humano estúpido.

-“¡Cálmate Adán!-dijo una voz femenina- disculpa, esta un poco alterado porel día caluroso. Me llamo Eva, ¿Cómo te llamas?

-“Me llamo Tomás, vine aquí porque la Madre Naturaleza me quiere ver para ayudarme luego de una pelea que tuve con mi hermano”, dije

-“Oh, ve, de prisa,no le gusta que la hagan esperar. ¡Suerte!”, dijo Eva

-“Y dile que me convierta en un animal, ya estoy harto de ser un aburrido árbol”, exclamó Adán

-“Esta bien, ¡nos vemos luego!”, dije, y así seguí mi camino hacia el gran castillo de la Madre Naturaleza.

A medida que avanzaba por los grandes bosques del fantástico mundo, me cruzaba con distintos pueblos, aldeas y animales con rasgos humanos.  En uno de esos pueblos, llamado Buenos Aires, el favorito de la Madre, el paisaje era inperdible; caminaba por una avenida, en la que en las veredas habían locales de ropa para cada tipo de animal,  muebles, e incluso comida. Todos estos estaban hechos a base de madera de roble, a veces pintados con pintura blanca. Los semáforos, las casas, los bancos, las vallas, los autos, todo estaba hecho con madera a mano, y era realmente impresionantel. Mientras iba por la espectacular avenida, se me cruzaron una pareja de mamuts.

-“Vamos querida, necesitamos ir al banco rápido antes de que cierre”, decía el señor mamut

-“Descuide señor mamut, los bancos no cierran, o sino la gente no podría sentarse”, dije

-“No, criatura tonta, no me refiero al banco de las plazas, me refiero al banco para sacar plata”, respondió con enojo

-“Oh, perdone, no entendí, ¿y para que quiere plata?”, le dije

-“Para pagar la luz”, dijo el mamut

-“Pero para apagar la luz no se necesita de plata”, dije, confundido

-“¡No se necesita para apagar la luz, pero si para pagarla! No tengo tiempo para hablar con un cachorro estúpido, apuremos el paso querida”, dijo, y se fueron a paso redoblado, así haciendo temblar el piso. Luego de esto, relflexione un poco y me di cuenta de las idioteces que había dicho.

Luego de encontrarse con criaturas extrañas y peculiares, y de visitar de los más hermosos paisajes y lugares, finalmente llegué al castillo de la Madre Naturaleza. Al llegar, la gran puerta se desplegó sobre la gran zanja, y entré. En la puerta, había una hormiga soldado, vestida con una armadura de piedra, y equipada con una espada hecha con en pinche más filoso de un cáctus.

-“¿Dónde puedo encontrar a la Madre Naturaleza?”, pregunté

-“¿Quien pregunta?”, dijo la hormiga

-“Tomás, señor, Tomás Braun”, dije con orgullo, sabiendo que la mia esta vez no era una respuesta tonta

-“¡Oh, señor Tomás, por favor pase! Se encuentra detrás de esa puerta, subiendo las escaleras”, me dijo sorprendida. Le agradecí, y me dirigí a la mencionada puerta. La plaza de adentro era toda verde, debido al material del que estaba hecho. El piso era de piedra blanca, y en el medio había una fuente con forma de árbol. Subi las escaleras de piedra, y me dirigí hacia el encuentro.

Al entrar, no podía creer lo que veía. Al rededor del cuarto, había una especie de río, el cual reflejaba una luz celeste en las paredes. Al fondo de todo, se encontraba el trono de la Madre Naturaleza, y allí estaba ella. Era alta, grande, su pelo estaba compuesto por largas lianas, las cuales tenían hojas verdes, llevaba puesto un vestido hecho con hojas, se encontraba descalza, y tenía puesta una corona de laureles. Su piel era color café, y sus ojos celestes cielo. Intimidado, me acerque lentamente, y hablé

-“Señora Naturaleza, soy yo, Tomás, al que llamaste a traves de zequiel”

-“Oh, bienvenido Tomás, cuentame, ¿Cómo a sido tu viaje pára llegar hasta aca?”, dijo, con voz fuerte y suave

-“Bien, conocí muchas criaturas y lugares maravillosos, y aprendí ciertas cosas”, dije

-“Quería que realizaces esta travesía para que aprendas cosas que te vana ayudar que crezacas como persona. Además, te quería decir que acudir al enojo para resolver una discusión es realmente estúpido, ya que lo unico que lográs es que tu punto no quede claro, y que la incógnita persista, y más aún si la discusión es por algo estúpido, como lo hiciste con tu hermano” dijo, y mi cara se puso roja al mencionar mi pelea con mi hermano

-“Gracias, esta aventura de verdad me sirvió para aprender cosas que me acompañarán durante mi vida”, dije

-“Gracias a vos, por tu dedicación y espíritu, ya podés volver a tu mundo”, dijo

-“Ah, una última cosa-dije- Adán pide porfavor si podés convertirlo en un animal, ya que está aburrido de ser un árbol”, dije, y la Madre Naturaleza se rió

-“Me ocuparé de eso”, dijo, y aproveché la ocasión para darle un buen abrazo

Y así volví al mundo normal. Esta experiencia me hizo crecer como persona, y me ayudó a darme cuenta de lo que estaba haciendo mal. Apenas llegué, fui con mi hermano, y le dije que los dos eramos buenos jugando, y que eso era lo que importaba, así haciendo las pases. Las palabras no me alcanzas para describir mi gratitud hacia la Madre, por lo que hizo por mí, y jamás lo olvidaré.

 

Trabajo Práctico de Formación Ética y Ciudadana | Lucía Caviglione, Mora Lemos, Belen Brito Peret y Tomás Braun

En nuestra clase de Educación Ética y ciudadana vimos un vídeo sobre La identidad. Luego de verlo todos juntos la profesora creo grupos para responder y analizar una serie de preguntas.

Este es nuestro trabajo:

La Identidad

 

1- El vídeo toma lugar en una institución educativa en la cual los alumnos llevan consigo máscaras. Estas máscaras representan las etiquetas que utilizan para ocultar su verdadera identidad. Estas son de distintos colores ya que cada color representa el grupo al que pertenecen. Sin embargo hay una chica la cual tiene un máscara distinta a las demás. La protagonista pasa sola en el recreo y de vez en cuando va al baño y pasa tiempo allí viéndose en el espejo. En una clase de filosofía que los alumnos tienen, el profesor les enseña una teoría la cual hace recapacitar a la joven. Al final del vídeo podemos ver que a la chica se le rompe la máscara y termina sacándola más la y mostrando su verdadera identidad.

2- Uno de los personajes de este vídeo, la protagonista, es la chica de la máscara blanca.  Esta se diferencia de los demás por su tipo de máscara ya que utiliza una diferente a la de los demás alumnos, lo cual representa que no forma parte de un grupo social. Además, otro protagonista del vídeo, es el profesor de Filosofía quien les enseña una teoría para que los alumnos reflexionen. Por este motivo, la joven protagonista al final del vídeo decide sacarse la máscara y mostrarse tal cual es. Por último, los últimos protagonistas son los grupos sociales del colegio. Cada persona pertenece a un grupo que distintas características por lo cual cada grupo tiene máscaras de distintos colores.

3- En el vídeo, podemos ver que, en los recreos, muchas personas se juntan en una misma mesa dependiendo de su color de mascara. Estas representan el grupo al que pertenecen, es por ello que la personaje, la cual tiene una máscara distinta, permanece sola en los recreos. Sin embargo, debemos recordar que estas son solo máscaras, y que quizás no representan lo que los jóvenes realmente piensan o quieren hacer, ya que la mascara los ayuda a su inclusión social

4- La protagonista, como podemos ver en los recreos o cuando va al baño, no se siente muy cómoda o incluida, ya que, la máscara que utiliza para atender al colegio es distinta, de otros colores y diseños que los demás, lo que hace que los demás la excluyan de sus grupos sociales. Ella pasa sola los recreos, y cada tanto va al baño para obtener un poco de privacidad, y mirarse al espejo. Además, cuando entran otros grupos al baño, ella empieza a actuar raro, se desespera, y se pone nerviosa.

5- Lo que más nos impactó fue ver plasmado en el video como son las personas en la vida real. Como la gente tapa su verdadera identidad con nuevas para encajar en un grupo social. También nos impactó cuando la protagonista decide sacarse esa máscara y mostrarse tal cual es sin tener que ocultar su verdadera identidad.

6- El video nos resultó positivo nos ayuda a darnos cuenta cómo actúan las personas en la realidad y nos sirve para poder mejorar nuestras formas de relacionarnos y tratar de no tapar nuestra verdadera identidad.  Pero también nos resultó negativo ver como las personas en por ejemplo un colegio usan esas máscaras para tapar su verdadera identidad y así encajar en un grupo social.

7- El cortometraje nos enseña a que no tenemos que tapar nuestra verdadera identidad y que tenemos que ser nosotros mismos y no tapar nuestra identidad solo para caer mejor o encajar socialmente en un grupo. También nos enseña que siempre se puede cambiar y que nos tenemos que animar a sacarnos las máscaras.

8- El color amarillo representa belleza, el rojo son los deportistas, los verdes representan a los más estudiosos, los azules no te importa lo que piensen de vos, los negros son los aburridos, los dorados son los antisociales y los morados son los más falsos.

9- La máscara de la protagonista simboliza su exclusión y diferencia social. Esta es blanca, y muy detallada, mientras que las demás son más generales, simples e iguales. Representaría que la chica piensa diferente que los otros, y que no pertenece a un grupo social en específico.

Respiration + Gas Exchange

Activity 11,3 Book Page 143

A1: it is important to boil water to drive off any dissolved water

A2:Water has to cool down because, if not, the yeast would die

A3: the paraffin’s function is to isolate yeast from outside’ air

A4:in the tube containing living yeast, the substance will be cloudy, as the yeast will respire. However, in the tube containing dead yeast, the substance will be clear, as yeast are not resiring.

A5: the new substance that will appear in the living yeast test tube is alcohol, as it is the product of annaerobical respiration in yeast.

A6:  to be continued…